Son muchas las personas que intentan cuidarse a diario, intentan cuidar su alimentación en la manera de lo posible, sobre todo ahora cuando llega el invierno hacen todo lo posible para quitarse los excesos del verano. La gente intenta hacer ejercicio no ha más que ver un sábado o domingo por la mañana cuando tu vas a por los churros y el chocolate para desayunar como ya hay más de uno corriendo haciéndote sentir un poco mal. En esto seguro que estamos de acuerdo, el problema viene cuando no cuidamos de nuestro cuerpo por ejemplo en las posturas, la forma de agacharnos, de sentarnos, incluso a la hora de acostarnos o levantarnos de la cama, cuando hacemos limpieza en casa, o cuando vamos a trabajar de un modo o de otro nos encontramos luego con molestias innecesarias que podíamos haber evitado sin más. Por lo general los dolores de espalda se suceden después de estar durante ocho horas sentados frente a una pantalla de ordenador, cuando llegamos a casa no intentamos aliviarnos sino que seguimos con esas malas posturas que al final nos hacen incluso tener que coger la baja laboral.

Al parecer el absentismo en el trabajo se debe a los dolores de espalda crónica que solemos tener, y es que coger posturas malas de verdad es un error que solemos  cometer todos los que trabajamos en una oficina. El cansancio es el que a veces nos obliga a no saber ni cómo ponernos, intentamos cambiar de postura sin encontrar nunca la adecuada, yendo sin duda de mal en peor, como torcer el cuerpo hacia cualquier lado, haciéndonos daño en la parte de al lado de la espalda, como cruzar las piernas que para nada es bueno o cruzar los tobillos en cruz, haciendo que nuestra circulación no nos lo agradezca, son ciertas posturas las que nos obligan a encontrarnos mal y a no tener una plena calidad de vida. Luego nos vemos obligados a tomar calmantes que apenas nos ayudan y a tener que acudir a sitios como valdepenasfisiosalud a que de la mano de los profesionales y sus buenos masajes podamos incorporarnos al trabajo y por lo menos remediar en la medida de lo posible esos dolores tan molestos y desagradables. Es tan fácil como saber bien como poder sentarnos pidiendo consejos a quienes mejor saben cómo lo debemos hacer.