Cuando se elabora el vino hay muchos factores a tener en cuenta para que este salga bueno, se debe tener en cuenta la región en la que se encuentra, además de la meteorología que en ocasiones suele hacer más daño del que pensamos. Por supuesto los procesos de elaboración y maduración que emplea cada bodega también son muy importantes, tiempo de envejecimiento, tiempos de barrica, control de la atmosfera durante el embotellado y muchas cosas más. Como vemos la elaboración de vino no es tan fácil como pensamos, quizás tenemos en nuestra mente como de pequeños estábamos acostumbrados a ver la pisa de la uva y que nos decían que era para hacer el mejor vino, con la inocencia de no saber que todo lleva un proceso largo. Cualquier empresa vitivinícola que se tercie y que quiere el bien para su empresa, se dedica a intentar hacer el mejor vino, por supuesto se codea con los mejores enólogos que les ayudan a poder conseguirlo, además de las mejores empresas a las que  comprar corchos de vino para un perfecto embotellado.

Hay mucha gente que no sabe hasta qué punto puede llegar a ser importante el corcho en una botella buena de vino, piensan que su función solo es la de tapar la botella para que no se derrame el líquido y nada más, por eso he pensado que cierta información sobre su función puede despejar algunas dudas de quienes les gusta empezar el aperitivo del domingo con una buena copa del mejor vino. El corcho es el material que ha demostrado ser el más adecuado para la conservación del vino, ya que es un material elástico y ligero, prácticamente impermeable por lo que no deja pasar ni líquido ni gases de ningún tipo, facilita un buen sellado con el vidrio, por lo que en el mercado podemos encontrar diferente tapones de corcho que veremos a continuación. En primer lugar tenemos los de corcho natural, que están hechos a partir de una sola pieza, un corcho de alta calidad y que tiene pocos poros, este tipo de tapón proporciona una gran adherencia. Los de corcho natural colmatados, se fabrican a partir de una pieza de corcho de menor calidad, tiene mayor presencia de poros por lo que suelen emplear polvo de corcho para taparlos. Los de corcho aglomerados, salen de los desechos del proceso de fabricación de tapones naturales, un tapón mucho más barato que se utiliza en vinos que no están en la botella ni un año. Como vemos el corcho es mucho más importante de lo que en principio pensábamos.