¿Quién no ha jugado videojuegos alguna vez? Sobre todo en la niñez se pasaba un buen rato, pero a medida que se crecía, surgían intereses por otras cosas y las videoconsolas se iban quedando acumuladas en algún cajón. Sin embargo, es una industria que ha crecido de manera sorprendente, incluso se puede ver en poco tiempo cómo cada modelo de videoconsola y juego es más avanzado que el anterior en diferentes formas.

Hasta ahora el problema que más parece prevalecer en la mayoría de los videojuegos modernos, es que los juegos tienden a ser cortos y algunos pueden terminarse en un día; mientras que los juegos de antes parecen no tener fin. La variedad de videoconsolas retro es enorme, lo cual seguramente puede comprobar, si usted mismo fue asiduo a ellas y aún tiene sus viejas consolas por nostalgia o simplemente porque no se ha dedicado a realizar una limpieza de lo que ya no usa.

Las videoconsolas retro Vs los emuladores

Algunos se plantean el para qué comprar un consola cuando en el mercado hay cientos de emuladores. La ventaja del primero es su sencillez para usar; el sistema de cualquiera de las videoconsolas retro es muy simple y solo requiere que se conecte para comenzar a jugar. Mientras que un emulador es algo más complejo dado que hay que descargar el programa y las pruebas que necesita para la configuración del mando que se desee utilizar.

Otro contratiempo con los emuladores es que se debe hacer la conversión de cada juego para que funcione en el ordenador, aparte significa un gran riesgo porque pueden contener varios virus informáticos ocultos en sus archivos. Las videoconsolas son mucho más seguras, vienen con una buena cantidad de juegos precargados y tienen sus propios mandos para jugar directamente sin que se tenga que configurar nada.

Un plus para quienes adoran los videojuegos es que las videoconsolas más emblemáticas llegaron a tener su versión mini. Estas, además de ser muy prácticas, son muy valoradas por los coleccionistas y gamers (jugador en inglés, es un anglicismo para referirse a las personas que son asiduas a los videojuegos).

Si usted tiene videojuegos pero considera que ya no volverá a usarlos ¿por qué dejar que otros los disfruten? Eso sí, no los tire a la basura. Podría venderlos bien y así le sacaría un poco más de provecho. Entrando a https://anunciosmixtos.com puede anunciarse gratis y hacer que el “game over” cobre otro sentido.