Hay veces en las que no nos damos cuenta del daño que el cine está haciendo en nuestra vida, no nos damos cuenta que cuando tenemos hijos a los que les fascina cierto tipo de cosas el hecho de verlas y parecer tan reales parece estar dándole pie para probarlo. Por ejemplo me refiero a esa película tan famosa que lleva ya tantas partes llamada rápido y furioso, me parece que las escenas son demasiado fuertes en algunos casos, escenas con coches en los que la velocidad es sin duda l protagonista, donde las carreras se suceden cada vez más y donde incitan al espectador a probarlo haciéndoles ver que no pasa nada. Puede que no lo hagan de una manera directa pero sí indirecta, ya que cualquier joven al que también le guste la velocidad, ve de lo más normal el coger el coche con su amigo y realizar carreras piratas en las que sin duda se juegan la vida. Claro evidentemente nada podemos hacer para evitarlo, para muchos es como un juego y piensan que nada puede pasarles hasta que al final acaba pasando.

No es que hablo desde la desinformación ni por hablar, sino que lo hago con conocimiento de causa y porque lo he vivido en primeras carnes. Mi hijo es uno de esos chicos de los que he hablado anteriormente y no le faltaba más que tener de referente a un tío lleno de músculos enseñándole como debe jugarse la vida, de hecho ni corto ni perezoso una noche cogió el coche de su padre y se fue a interpretar lo que para el seria una escena de esta famosa película, una escena en la que se debe ver quién es más rápido y por lo menos lo intentaron, no sé si nuestro coche fue o no el más rápido porque la verdad no me interesa lo que sé es que a punto estuvo de costarle la vida, y de hecho tuvimos como prueba todos los desperfectos que generó en el coche, hasta el punto de tener que recurrir a desguacessanchez, gracias a él pudimos recuperar buena parte de la chapa del coche que quedó destrozada, la verdad que le pedí que se ahorrara los detalles, como suelen decir ojos que no ven corazón que no siente, lo que espero es que haya escarmentado y deje de hacer el tonto que para eso ya tenemos a los actores.